Imagen de Encabezado 1, embarcaciones en la orilla.

Imagen de Encabezado 2, personal Armada de Chile en formación

Imagen de Encabezado 3, Ejercito de Chile apoyando en desastres
Imagen de Encabezado 4, Ejercito de Chile en ejercicios de guerra
Imagen de Encabezado 5, Helicoptero
Logo del Ministerio de Defensa Nacional

Ministerio de Defensa Nacional

10 de septiembre de 2019

Presidente Piñera promulga nueva Ley de Financiamiento de las Capacidades Estratégicas de las FF.AA.

  • La nueva ley propone un sistema de financiamiento plurianual, estable, transparente y con amplios controles civiles y democráticos que incluyen al Congreso Nacional y a la Contraloría General de la República.

En una ceremonia realizada en el salón Montt Varas del Palacio de La Moneda, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, promulgó la ley que establece un nuevo mecanismo de financiamiento de las Capacidades Estratégicas de las FF.AA. que, tras 61 años, deroga la Ley del Cobre y genera un sistema transparente, participativo y democrático que asegura los recursos necesarios para proteger la soberanía e integridad territorial.

Al acto concurrieron los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, los Subsecretarios de Defensa y Para las FF.AA. y ex Ministros de Defensa, entre otros.

El 24 de julio la ley fue aprobada por con una amplia y transversal mayoría en el Congreso y recibió los comentarios positivos de legisladores de todos los sectores, quienes la catalogaron como “histórica” ya que fija un sistema estable, transparente y con amplios controles civiles y democráticos del Congreso y la Contraloría General de la República.

La normativa fue impulsada por el Mandatario hace nueve años y nace del consenso de distintos sectores de entender la Defensa Nacional como una política de Estado. Al respecto, señaló: “Esta ley es el mejor ejemplo de que el camino del diálogo, de los acuerdos, de la buena voluntad, de la colaboración es el camino que Chile necesita”. Agregó que “cuando asumimos nuestros deberes y nuestras misiones con un sentido de país, con un sentido de Estado, buscamos el diálogo fecundo y buscamos con buena voluntad los acuerdos, el país logra avanzar a pie firme”.

“Chile confía en sus militares porque han probado en tiempos de guerra y también en tiempos de paz un elevado profesionalismo y una gran capacidad de saber cumplir con la misión que les ha sido asignada. Además, y como lo recuerdan cada año en los juramentos, este compromiso lleva asociado un compromiso muy personal, que es estar dispuesto a entregar su vida si fuera necesario por cumplir estos altos objetivos de la Patria”, agregó el mandatario.

Añadió que “es una buena noticia que para poder cumplir con estas funciones cuenten hoy día con una ley de financiamiento ampliamente legitimada por la sociedad civil, fruto de acuerdos sólidos y transversales con los cuales se fortalece el concepto de que la Defensa y su financiamiento debe ser una política de Estado que comprometa a la sociedad entera y que tenga la suficiente estabilidad en el tiempo para permitir a nuestras Fuerzas Armadas cumplir adecuadamente sus importantes labores.”

Por su parte, el Ministro de Defensa, Alberto Espina sostuvo que tras la promulgación de la ley “se marca un hito histórico en la Defensa Nacional”.

“No había ninguna justificación para que las FF.AA. se financiaran con las ventas del cobre. Se ha sustituido por un mecanismo que es democrático, transparente, estable y con rigurosos controles de las autoridades civiles y que permitirá a nuestras FF.AA. tener un sistema de financiamiento plena y totalmente legitimado en democracia que tiene estabilidad para asegurar que podrán cumplir con su misión insustituible de resguardar la soberanía e integridad territorial del país que es fundamental para que seamos un país independiente y que adicionalmente nos permitirá, dada la polivalencia que tienen las FF.AA. estar preparadas para enfrentar las emergencias y catástrofes que producto del cambio climático cada vez afectan más a nuestro país”, afirmó el Secretario de Estado.

Entre los fundamentos de la normativa se cuenta que hasta antes de ésta, el Congreso estaba excluido de la discusión y materias sobre financiamiento de las capacidades estratégicas; no resultaba eficiente que las inversiones sectoriales dependieran de la volatilidad del precio internacional del cobre y que existía dificultad de transparencia en la asignación de recursos y el control externo. El nuevo sistema tiene un carácter plurianual, estable, transparente y con amplios controles civiles y democráticos que incluyen al Congreso Nacional y la Contraloría General de la República, derogando de paso la Ley del Cobre.

Los 12 puntos clave de la ley

1.- Política de Defensa. Se establece una política de Defensa como criterio orientador de las capacidades estratégicas de la Defensa Nacional, que será presentada ante las comisiones técnicas de la Cámara y el Senado. Esta política concretizará la planificación para el Desarrollo de la Fuerza que tendrá una duración no inferior a 8 años. Esta planificación derivará en un plan cuatrianual de inversiones.

2.- Fondo Plurianual de Capacidades Estratégicas. Este fondo le da estabilidad a las inversiones a mediano y largo plazo, que se hagan en material bélico, infraestructura asociada y gastos de sostenimiento.

3.- Consejo del Fondo Plurianual para las Capacidades Estratégicas. Este nuevo consejo estará encargado de la programación y control de flujos financieros y su administración financiera a cargo del Banco Central.

4.- Proyección al cuarto año. La Ley de Presupuestos de cada año deberá contener la proyección del aporte anual del año cuarto, considerando el programa cuatrienal de inversiones, para la aprobación del Congreso Nacional.

5.- Aporte basal. Para poder mantener, sostener y actualizar las capacidades de las FFAA dedicadas a la defensa de nuestra soberanía, se establece que siempre existirá un aporte base a las FF.AA. para ese fin. Este aporte base se calculará sobre un promedio de dicho aporte base en los últimos seis años.

6.- Fondo de Contingencia Estratégico. Este fondo permitirá enfrentar situaciones de crisis y financiar material bélico severamente dañado como consecuencia de emergencias o catástrofes. También permitirá anticipar una adquisición de material bélico contemplada en la planificación del desarrollo de la fuerza, cuando por las características y disponibilidad sea necesaria dicha adquisición. La administración financiera de los recursos del fondo estará a cargo del Banco Central.

7.- Los 6 Controles civiles y democráticos.

1) En forma previa, el ministro de Defensa, deberá presentar al Congreso y sus comisiones de Defensa el plan cuatrianual de inversiones, lo que se hará meses antes de la discusión de presupuesto.

2) Luego el Congreso votará en la Ley de Presupuesto la proyección del aporte al cuarto año y el aporte anual.

3) Control de la Contraloría General de la República a los decretos que aprueban el programa cuatrianual de inversiones a través de observaciones y auditorías. Si la Contraloría hace observaciones, el ministro de Defensa deberá informa de estas a la Cámara de Diputados.

4) Control de las comisiones técnicas del Congreso Nacional al anticipo de adquisiciones. El Ministro de Defensa Nacional deberá informar dichos anticipos, en sesión secreta a las comisiones técnicas de cada Cámara del Congreso Nacional.

5) Control y fiscalización ejercido por la Contraloría General de la República, sobre el financiamiento, inversiones y gastos relacionados con las capacidades estratégicas.

6) Una vez al año, el ministro de Defensa Nacional informará sobre la forma de materialización de las capacidades estratégicas en sesión secreta y conjunta de las comisiones de Defensa Nacional del Congreso.

8.- Fin del piso mínimo. Se elimina el piso mínimo para actividades generales de las Fuerzas Armadas establecido en la Ley de Presupuestos.

9.- Fin del piso mínimo para gastos reservados. Se elimina el piso mínimo de gastos reservados contemplado hasta ahora para las Fuerzas Armadas.

10.- Proyecto de ley para regular sistema de compras de capacidades estratégicas. Dentro de los seis meses siguientes a la publicación de la ley, el Presidente de la República deberá enviar al Congreso Nacional un proyecto de ley que regule el sistema de compras que se realice con cargo al Fondo Plurianual para las capacidades estratégicas. El proyecto de ley deberá incorporar mecanismos de control civil y democrático, resguardando el secreto o la reserva cuando corresponda.

11.- Deroga Ley Reservada del Cobre. A contar del 1 de enero de 2020, los dineros correspondientes a la Ley Reservada del Cobre no irán más a las FFAA. A partir de ese día, ese dinero irá a las arcas fiscales para financiar las necesidades más urgentes de los chilenos según lo determine el Gobierno y el Congreso. Durante los primeros 9 años (hasta el 2028) esos dineros que antes iban a las FFAA ahora irán directo a las arcas fiscales. Desde el año 10, es decir en 2029, se comenzará a reducir 2,5% anual. Es decir, al cabo de 12 años, Codelco ya no tendrá esta carga.

12.- Recursos remanentes de Ley del Cobre a Fondo de Estabilización. Los dineros remanentes de la Ley del Cobre que no fueran utilizados directamente para las FFAA, ahora serán destinados al Fondo de Estabilización Económica y Social. Es decir, con esta ley el Estado dispondrá de recursos que antes tenían las FFAA y que a partir de ahora permitirán contribuir a financiar otras necesidades públicas, contribuyendo así a que nuestro país esté más preparado para eventuales los vaivenes de la economía mundial.

La historia de la ley

Esta ley fue ingresada al congreso el 20 de mayo de 2011 por el Presidente Sebastián Piñera y en su primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados fue aprobado con 107 votos a favor, siendo despachada al Senado donde se suspendió su tramitación.

En agosto de 2018 se retomó la tramitación, para lo cual el Gobierno ingresó una indicación, aprobándose la idea de legislar el 15 de enero. Ese mismo mes se constituyó una mesa técnica para perfeccionar este proyecto. Entre enero y abril hubo 13 sesiones en las que participaron parlamentarios del oficialismo y la oposición, lográndose acuerdos transversales que se transformaron en indicaciones que alcanzaron amplio consenso.

El 22 de mayo se aprobaron las indicaciones en la Comisión de Defensa del Senado; el 3 de julio hizo lo propio la Comisión de Hacienda del Senado y el 17 de julio en forma unánime (35 a 0) lo aprobó la sala del Senado. El 23 de julio, en tanto, en su penúltimo trámite, la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados aprobó el trabajo del Senado por 12 votos a favor y 1 en contra y en su último trámite, el 24 de julio, la Sala de la Cámara de Diputados lo aprobó por amplia mayoría.