Imagen de Encabezado 1, embarcaciones en la orilla.

Imagen de Encabezado 2, personal Armada de Chile en formación

Imagen de Encabezado 3, Ejercito de Chile apoyando en desastres
Imagen de Encabezado 4, Ejercito de Chile en ejercicios de guerra
Imagen de Encabezado 5, Helicoptero
Logo del Ministerio de Defensa Nacional

Ministerio de Defensa Nacional

8 de octubre de 2020

Ministro Desbordes condecora a militares por su rol en desminado humanitario

“Gracias a su trabajo, hoy podemos decir con orgullo que Chile está libre de minas antipersonales”. Con esa frase, el Ministro de Defensa Nacional, Mario Desbordes, condecoró a tres integrantes del Ejército y tres de la Armada que integraron los equipos profesionales que le permitieron a Chile cumplir los compromisos contraídos internacionalmente en la Convención de Ottawa sobre desminado humanitario.

Este hito histórico partió en 1997, cuando Chile suscribió esta convención, la que fue ratificada en 2001 por el Congreso Nacional. En 2002 se constituyó en el Ministerio de Defensa Nacional la Comisión Nacional de Desminado (CNAD), un organismo público, con representación multisectorial y de carácter nacional presidida por el Ministro de Defensa Nacional. El 27 de febrero de este año, cumpliendo los plazos establecidos por la Convención de Ottawa, fue eliminada la última mina antipersonal.

Tras 18 años de trabajo, fueron destruidas 179.815 minas, de las cuales 120.905 fueron antipersonales y 58.910 eran minas anti-vehículos.

Eso significó despejar 200 áreas minadas en seis regiones: 89 en Arica y Parinacota, 8 en Tarapacá, 67 en Antofagasta, 2 en Valparaíso, 1 en la Región Metropolitana y 33 en Magallanes. En total 27.533.823 m2 fueron liberados de estos peligrosos artefactos.

El ministro Desbordes llegó hasta la Escuela de Ingenieros del Ejército, en San Antonio, donde condecoró a los uniformados que integraron los equipos de desminadores y además se le hizo una exposición de material y procedimientos de desminado. “Este trabajo nos lleva a un estándar razonable en que no vamos a poner en riesgo a ningún ciudadano chileno ni extranjero porque haya este tipo de minas en nuestro territorio”, destacó.

El ministro Desbordes resaltó el compromiso de los uniformados, que pusieron en riesgo sus vidas en esta labor que hoy es destacada como un ejemplo a nivel internacional. “Estoy muy orgulloso del trabajo que se hizo, lo valoro muchísimo y ojalá la ciudadanía tomara conciencia de la importancia de esto. Quizás la gente en el norte lo tiene más claro, en Calama, en Arica. Este es un trabajo que además ha sido reconocido a nivel internacional”.

En este proceso de 18 años, 10 uniformados –todos del Ejército- resultaron con heridas de diversa consideración mientras trabajaban en labores de desminado humanitario.

Uno de ellos es el capitán Errol Pfeng Ramírez, comandante de la Unidad de Desminado de la Brigada Motorizada N° 1 “Calama”, quien el 01 de marzo de 2017 sufrió la detonación de una mina antipersonal que se encontraba fuera del perímetro del campo minado. El ministro Desbordes tomó contacto con él de forma telemática para conocer sobre su proceso de recuperación y el sentimiento por haber alcanzado esta meta.

El oficial (soltero, sin hijos) sufrió una fractura en su tobillo derecho con múltiples fracturas metatarsianas y debió ser evacuado al Hospital de Calama. Actualmente se recupera de una nueva cirugía reconstructiva de su pie.

El trabajo logrado en el ámbito del desminado humanitario le significó a Chile un reconocimiento internacional. Ha permitido que personal especializado participe en otros países de América Latina como instructores en materias de desminado humanitario y también como monitores en procesos de desminado.

En cuanto a Asistencia a Víctimas, el 25 de julio de 2017 se promulgó la Ley N° 21.021 con el objetivo de proporcionar reparación y asistencia en rehabilitación e inclusión social y laboral a las víctimas de accidentes ocasionados por minas u otros artefactos explosivos militares, abandonados o sin estallar.

El Reglamento para su aplicación fue aprobado el 6 de septiembre de 2018 y la CNAD, a través de su Secretaría Ejecutiva, continúa desarrollado acciones para otorgar asistencia integral y cumplir con el objetivo de que las víctimas de minas y municiones abandonadas y sin estallar accedan a una atención integral en salud, a través de diversas prestaciones médicas, facilitando su incorporación al Sistema de Protección Social y a los beneficios estatales vigentes. A la fecha, 201 personas han sido beneficiadas por esta ley.