Imagen de Encabezado 1, embarcaciones en la orilla.

Imagen de Encabezado 2, personal Armada de Chile en formación

Imagen de Encabezado 3, Ejercito de Chile apoyando en desastres
Imagen de Encabezado 4, Ejercito de Chile en ejercicios de guerra
Imagen de Encabezado 5, Helicoptero
Logo del Ministerio de Defensa Nacional

Ministerio de Defensa Nacional

1 de mayo de 2019

Aeródromo La Independencia pasa a manos civiles y será administrado por la DGAC

El ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina, encabezó la ceremonia de comienzo de funciones para uso público del Aeródromo La Independencia, ubicado en la Región de O’Higgins, el que desde ahora operará bajo la administración y supervisión de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

El acto contó con la presencia del intendente, Juan Manuel Masferrer; del Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, general del Aire Arturo Merino; del director general de la DGAC, general de Aviación Víctor Villalobos y del alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, entre otras autoridades civiles y militares.

El Aeródromo La Independencia albergó a la Brigada de Aviación del Ejército, administradora del recinto, como asimismo y desde su creación -hace ya casi 80 años- al Club Aéreo de Rancagua.

Durante la ceremonia, el ministro Espina sostuvo que “este aeródromo tendrá una enorme influencia en el desarrollo de la Región de O’Higgins y particularmente de la comuna de Rancagua. Un aeródromo de estas características, que es uno de los más grandes que tenemos en el país, contribuirá al desarrollo turístico, a la interconexión aérea que debe existir en nuestro país, a las emergencias, teniendo un punto de apoyo fundamental”.

De acuerdo al secretario de Estado, “esto demuestra cómo nuestras Fuerzas Armadas, en este caso el Ejército de Chile y ahora la DGAC, trabajan estrecha y directamente con la comunidad”.

En tanto, el director general de Aeronáutica Civil, general de Aviación Víctor Villalobos, afirmó que “las capacidades que tiene este aeródromo unidas al personal de dotación permitirán prestar servicios aeronáuticos a la aviación general, deportiva, clubes aéreos, particulares, empresas aerocomerciales, vuelos militares y operaciones de evacuación aeromédica o casos de emergencia”.

El aeródromo La Independencia cumplirá un rol clave en materia de integración y conectividad área de nuestro territorio, especialmente en casos de emergencias y catástrofes naturales, pero también se constituye en un polo de desarrollo de proyectos turísticos, comerciales, empresariales y de mayor progreso, no sólo para la ciudad de Rancagua sino para la región de O’Higgins y para el país en general.

Sobre el Aeródromo La Independencia

Actualmente en este aeródromo se realizan 1.600 operaciones militares al año, además de 1.200 operaciones de cursos de piloto privado, piloto comercial y vuelo por instrumentos.

La pista, que inicialmente tenía 500 metros, hoy se extiende hasta los 1.603 metros de largo y 23 de ancho, y cumple con todos los requisitos para realizar evacuaciones aeromédicas, así como para que operen aviones y helicópteros en el combate contra los incendios –cada vez más recurrentes en los últimos años– y otras catástrofes naturales.

Una muestra de ello ocurrió en el verano pasado, período en que se realizaron 200 operaciones de combate a los incendios forestales con aviones de Conaf, cumpliendo un rol fundamental en el apoyo a la extinción de los siniestros que afectaron a la zona centro sur del país.

De igual forma, la semana pasada La Independencia cumplió otro hito histórico, cuando se llevó a cabo el primer control migratorio efectuado en Rancagua a una aeronave extranjera, en este caso un helicóptero argentino que aterrizó en el aeródromo.

El Ejército siempre facilitó el empleo de estas instalaciones para la operación de aeronaves civiles, como las de Conaf, y para casos de ayuda humanitaria. Pero esta función de apoyo ante emergencias y catástrofes naturales que cumple el aeródromo será potenciada a partir de ahora, que pasa a ser administrado por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

Su ubicación estratégica, cerca del Hospital Regional de Rancagua y del bypass que une a esta ciudad con la Ruta 5, y por el hecho de ser el único aeródromo de estas características entre Santiago y Chillán, dan cuenta de la importancia estratégica que tendrá dentro de la red aeroportuaria nacional.

La dotación aeronáutica está compuesta por nueve funcionarios, seis controladores de tránsito aéreo (CTA) y tres técnicos en servicio de vuelo (TSV), quienes proporcionan los servicios de tránsito aéreo, oficina ARO y meteorología aeronáutica a las operaciones militares y civiles.