Imagen de Encabezado 1, embarcaciones en la orilla.

Imagen de Encabezado 2, personal Armada de Chile en formación

Imagen de Encabezado 3, Ejercito de Chile apoyando en desastres
Imagen de Encabezado 4, Ejercito de Chile en ejercicios de guerra
Imagen de Encabezado 5, Helicoptero
Logo del Ministerio de Defensa Nacional

Ministerio de Defensa Nacional

23 de agosto de 2021

91 aniversario de la DGAC: Ministro Prokurica destaca la función de excelencia que entrega al país

Titular de Defensa resaltó la relevancia de los sueños y los propósitos que se trazaron dos de los grandes impulsores de la aeronáutica nacional: César Copetta y el Comodoro Arturo Merino Benítez.

Santiago, 23 de agosto de 2021

Con motivo de cumplirse los 91 años de vida de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), el ministro de Defensa Nacional, Baldo Prokurica, resaltó el trabajo estratégico y profesional que esta institución realiza en Chile.

El secretario de Estado destacó la historia de la DGAC durante la ceremonia de aniversario que se realizó en el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio, en Cerrillos, y que contó con la participación del Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, general Arturo Merino Núñez, el subsecretario para las Fuerzas Armadas, Alfonso Vargas, y el director general de la DGAC, general Raúl Jorquera.

El aniversario de la DGAC se conmemora el 21 de agosto en homenaje al primer vuelo realizado en Chile por César Copetta en 1910, un mes antes de que la República conmemorara su primer centenario. La DGAC nace formalmente como institución en 1930, de la mano de la visión del Comodoro Merino Benítez, quien había fundado ese año la Fuerza Aérea de Chile.

Durante la ceremonia fueron distinguidos siete funcionarios de la DGAC que cumplieron 40 años de servicios, y uno que cumplió 50 años en la institución. Además, se entregaron reconocimientos al equipo del Aeropuerto Diego Aracena de Iquique y al Departamento de Tecnologías de Información y Comunicaciones del organismo.

El ministro agradeció a los más de 4.000 mujeres y hombres que integran la Aeronáutica Civil, y que durante la pandemia permitieron que el sistema aeronáutico se mantuviera activo.

“Hace unas semanas tuve la posibilidad de visitar la DGAC, conocer en terreno su trabajo y la formación permanente de sus equipos, así como la tecnología con la que cuenta y permítanme decirlo: son un verdadero orgullo para Chile”, señaló Baldo Prokurica.

En su alocución, el ministro hizo énfasis en cómo se gestó el proceso de construcción de la aeronáutica nacional, a partir del sueño y el propósito de hombres como César Copetta o el Comodoro Arturo Merino Benítez.

“Héroes patrios como Bernardo O’Higgins o Arturo Prat transformaron sus sueños en un propósito, en una inspiración: hacer de Chile un país independiente y defenderlo dando la vida si fuese necesario”, dijo Prokurica.

El ministro indicó que “el nacimiento de la Dirección General de Aeronáutica Civil se funda en un atributo fundamental y que no podemos perder de vista.  Es el propósito que debe inspirar a sus hombres y mujeres: el uso de nuestro espacio aéreo es una necesidad de bien social, común a todos nuestros compatriotas y no sólo para el privilegio de unos pocos, ya sea con la conectividad, con la integración o con la protección de nuestro espacio aéreo. Pero más recientemente con el desarrollo de nuestras capacidades aeroespaciales a través del Sistema Nacional Satelital”.

“En estos 91 años de vida, el trabajo de la DGAC siempre ha destacado por la innovación.  En las décadas del 40 y 50 centralizó todos los sistemas de comunicaciones, radiaoyudas y ayudas visuales, y puso en funcionamiento las primeras torres de control. Además, creó las primeras aerovías basadas en equipos radiofaro, también heredadas por las aerolíneas”, señaló el Titular de Defensa.

A su vez, Prokurica agregó que “en paralelo ha formado generaciones de profesionales y especialistas en las diversas tareas que demanda esta actividad en la Escuela Técnica Aeronáutica, creada en 1958. Y cómo olvidar hitos como el desarrollo de aeropuertos en la década del 60, siendo el de Pudahuel, que lleva el nombre del Comodoro Arturo Merino Benítez, nuestra puerta de conexión con el mundo”.

“A fines de los años 70, con la Ley de Cielos Abiertos la actividad aérea tomó un gran impulso, y desde 1985 se le asignó al estado chileno la responsabilidad de un espacio aéreo hasta la frontera con Nueva Zelandia, lo que alcanza 32 millones de kilómetros cuadrados.  El trabajo de al DGAC ha recibido importantes reconocimientos como el Eagle Award como el mejor prestador de servicios de navegación aérea en el mundo. Las nuevas tecnologías, las innovaciones, los procedimientos adaptados a las necesidades del siglo XXI ponen a la DGAC en un sitial de gran relevancia y orgullo para los chilenos”, planteó la autoridad.