Imagen de Encabezado 1, embarcaciones en la orilla.

Imagen de Encabezado 2, personal Armada de Chile en formación

Imagen de Encabezado 3, Ejercito de Chile apoyando en desastres
Imagen de Encabezado 4, Ejercito de Chile en ejercicios de guerra
Imagen de Encabezado 5, Helicoptero
Logo del Ministerio de Defensa Nacional

Ministerio de Defensa Nacional

3 de agosto de 2017

No hay barreras para la Mujer en la Defensa Nacional

Jose Antonio Gómez
Ministro de Defensa Nacional

La conquista de nuevos espacios de participación de las mujeres en las Fuerzas Armadas es uno de los logros indiscutidos del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, consolidando una política de integración impulsada decididamente desde que fuera Ministra de Defensa Nacional, a inicios de la década del 2000.

Las mujeres representan hoy el 14.4 % del contingente total de las Fuerzas Armadas, considerando oficiales, cuadro permanente o gente de mar, soldados de tropa profesional, empleadas civiles de planta, y soldados conscriptos, con un aumento progresivo en todas las ramas en un porcentaje mayor que al inicio del periodo, avanzando hacia una mayor igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en la Defensa Nacional.

En el Ejército, las mujeres alcanzan el 14,9%, en la Armada el 11% y en la Fuerza Aérea el 18, 2%, porcentajes que debieran aumentar dado que cada día son más las que ingresan a las Escuelas Matrices. Pero no solo es importante que ingresen, sino también que tengan la posibilidad de hacerlo en las mismas áreas que los hombres, terminando con estereotipos de género y otorgando condiciones para avanzar hacia una mayor igualdad de oportunidades en la carrera militar.

Entre los avances concretos destaca que el Ejército el año 2016 se levantó todas las restricciones para su acceso a las distintas armas, pudiendo las alumnas de la Escuela Militar y de Suboficiales optar voluntariamente a las armas de caballería blindada e infantería. Este año, por primera vez, contamos con dos mujeres oficiales de caballería blindada y una oficial del arma de infantería, mientras que en la Escuela de Suboficiales fueron dos las que escogieron dicha arma, en tanto dos jóvenes se sumaron a la caballería blindada. Por primera vez también una dupla de mujeres accedió al Curso Regular de Montaña.

Este año, en un hecho inédito, fueron aceptadas dos al Curso Regular de Estado Mayor en la Academia de Guerra del Ejército, situación que les permitirá obtener a una de ellas la categoría de Oficial de Estado Mayor, en tanto la otra mujer por provenir del arma de Artillería podría cumplir los requisitos para, en el futuro, ser nominada Comandante en Jefe del Ejército.

En Día internacional de la Mujer, en el último año de mandato de la Presidenta Bachelet, fue promulgada la ley 21.001, que modificó el Escalafón del Servicio Femenino Militar y se transformó en Escalafón del Servicio de Personal que, -además de permitir una integración mixta- terminando con estereotipos de género que asociaban las labores administrativas al sexo femenino. Además, permitirá a un porcentaje de actuales oficiales de línea poder aspirar grado de General de Brigada y no solo al Coronel como era hasta antes de la modificación.

Al asumir el gobierno el pasado 2014, las mujeres que querían realizar voluntariamente el Servicio Militar solo podían postular al Ejército. Este año, sin embargo, pudieron hacerlo a la Fuerza Aérea -institución que tiene un 23,4% de mujeres conscriptas- y el próximo año también podrán aspirara a la Armada.

Siguiendo con este compromiso de continuar ampliando los espacios de las mujeres en las FFAA, la incorporación de la perspectiva de género en las Operaciones de Paz según la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se ha transformado en un imperativo para nuestro país. A través de dos planes de acción nacional hemos abordado la relación mujer, paz y seguridad en un trabajo de hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad.

En ese sentido destaca un importante contingente femenino en la Misión Política Especial de Naciones Unidas en Colombia, en donde Chile provee el mayor porcentaje de mujeres (10%), así como nuestra participación de una oficiala en la República Centroafricana y la labor de quienes fueron puntos focales de género en la Minustah.